Tipos de galvanizado: descubre los tres métodos para aplicar este recubrimiento

Tipos de Galvanizado

Existen diferentes tipos de galvanizado que sirven para proteger a los productos de acero de la corrosión provocada por los diversos factores ambientales. En esta ocasión te vamos a contar todo al respecto de este tema tan importante dentro de la industria de la construcción. ¡Quédate para descubrir la información que preparamos para ti!

¿Qué tipos de galvanizado existen?

Si ya te has adentrado, aunque sea un poco, en la industria de la construcción, sabes lo que significa en general este acabado para los productos de acero. Sin embargo, lo que no muchos saben es que existen diferentes tipos de galvanizado. ¿Quieres saber cuáles son? A continuación te los presentamos y te explicamos las características más importantes de cada uno.

  • Galvanizado por inmersión en caliente: es el proceso más utilizado y, de igual manera, más conocido por la mayoría de las personas; este método consiste en sumergir los materiales de acero en una tina llena de zinc calentado a 450 grados centígrados; cuando los artículos están totalmente recubiertos, son retirados y enfriados con agua.
  • Galvanizado en frío: consiste en aplicar a los materiales diversas pinturas con alto contenido de zinc; es un proceso menos conocido que el anterior, puesto que se lleva a cabo para realizar reparaciones, aunque también se utiliza para proteger algunas piezas de acero de menor tamaño que las láminas o los perfiles.
  • Galvanizado electrozincado: se trata de un proceso que consiste en proteger a los productos de acero mediante una transferencia de iones metálicos; este acabado se consigue con un  un equipo que permite el flujo de corriente continuo.

Los usos del acero galvanizado son muchos, pero lo más importante es que es ideal para la construcción de obras en áreas en las que suelen presentarse climas extremos, que normalmente dañarían de forma rápida a las láminas que no presentan un recubrimiento especial.

¿Te imaginas cuál de los tipos de galvanizado que te explicamos anteriormente es el mejor? Seguramente ya tienes una idea, pero, de cualquier manera, esto es algo que te vamos a contar a continuación.

¿Qué galvanizado es mejor?

Como probablemente lo imaginas, de los tres tipos de galvanizado que te presentamos con anterioridad, el mejor es el que se lleva a cabo por inmersión en caliente. Pero si te estás preguntado el motivo de esto, también te lo explicamos. La razón es que a través de este método, el producto de acero al que se busca proteger queda totalmente recubierto por una capa de zinc de un grosor considerable, el cual tiene la capacidad de resistir las inclemencias del tiempo por muchos años.

Los artículos que cuentan con este acabado por inmersión en caliente se pueden mantener en buenas condiciones entre 50 y 100 años, como parte de construcciones industriales o incluso en zonas con climas extremos. Asimismo, frente a elevados niveles de salinidad, los productos que cuentan con este recubrimiento suelen alcanzar hasta 25 años de vida útil. Para conseguir esto se les debe de dar mantenimiento, aunque no necesariamente muy seguido.

Ya sabes que la inmersión en caliente es la mejor de las tres opciones de las que te hemos hablado. Pero ¿entonces qué ofrecen las otras dos? A continuación te lo explicamos.

El galvanizado en frío, como te lo mencionamos antes, se lleva a cabo mediante la aplicación de pinturas ricas en zinc. El proceso se realiza con la ayuda de brochas o pistolas especiales. En este caso el recubrimiento es menos resistente, pero puede mejorar si la película protectora contiene 92 por ciento de zinc y características conductoras de electricidad. Normalmente se recurre a esta opción para reparar artículos que han sufrido algún daño significativo.

El galvanizado electrozincado, por otra parte, es aún menos resistente que los dos anteriores, aunque presenta la ventaja de la estética, pues los materiales que pasan por este proceso aportan una apariencia más vistosa en las construcciones en las que son utilizados.

Ahora conoces mucho más los diferentes tipos de galvanizado y sabes que el que se realiza mediante inmersión en caliente es el mejor. No obstante, como te habrás podido dar cuenta, existirán casos en los que no sea tan necesario aplicar este acabado a todos tus materiales. Por ello, es fundamental que, si no tienes experiencia en el sector de la construcción, busques la asesoría de un experto en la industria antes de comprar o instalar un producto con este recubrimiento.

¿Cuál es la diferencia entre galvanizado y zincado?

Regularmente, cuando se habla de galvanizado, se trata específicamente del proceso por inmersión en caliente. Por otra parte, la palabra zincado suele ser una forma corta de referirse al electrozincado. En este sentido, entonces, ya conoces las diferencias entre ambos conceptos, pero a continuación los repasamos en una tabla.

Inmersión en caliente Electrozincado
El procedimiento conlleva diversos pasos rigurosos para trabajar con productos de acero completamente limpios. La limpieza de los artículos es mucho menos rigurosa.
El acabado protege al producto de la corrosión por muchos años. El recubrimiento es menos resistente y puede durar pocos años.
El galvanizado no presenta una apariencia estética. El color que adquiere el material es vistoso y este último se puede utilizar sin agregar pinturas especiales.

Galvanizado: ventajas y desventajas

A lo largo de este contenido has descubierto la importancia de este acabado dentro de la industria de la construcción. A Continuación te vamos a mostrar cuáles las ventajas y desventajas del acero galvanizado:

  • Ventajas: resistencia a la corrosión, durabilidad de más de 50 años, es un material que se puede reciclar, resistencia ante calores extremos, precio económico.
  • Desventajas: no es un gran aislante acústico, su alto contenido de zinc no es compatible con materiales como latón amarillo o cobre.

¿Qué significa galvanizado G-60?

Los indicadores G-60 y G-90 se refieren a los espesores del recubrimiento hecho con zinc en los artículos de acero. Es decir, indican la cantidad de zinc contenida en un producto. G-60 es igual a 0.6 onzas de zinc por cada pie cuadrado de la superficie de un material en específico, mientras que G-90 son 0.9 onzas de zinc en el mismo caso.

Ahora que conoces los tipos de galvanizado recuerda que, si necesitas productos con este recubrimiento para tu próximo proyecto, puedes solicitar una cotización de manera totalmente gratuita comunicándote por teléfono al número 55 5888 5454 o enviándonos un WhatsApp. Una ejecutiva de ventas responderá todas las dudas que tengas sobre el material que estés buscando.

Si quieres conocer más sobre los diversos usos del acero galvanizado continúa visitando nuestro blog y, en caso de quieras conocer todos los productos que ponemos a tu disposición, puedes navegar por nuestra página, en donde encontrarás materiales como láminas lisas o acanaladas, perfiles, paneles aislantes y acero corrugado.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *